Alimentación de los Koalas

Alimentación de los Koalas

Alimentación de los Koalas

¿Qué comen los koalas?

Los koalas son herbívoros pero no tienen una dieta muy variada, pues comen lo mismo prácticamente todos los días. Su alimentación está basada casi exclusivamente en las hojas de árboles de eucalipto, que en el este de Australia suelen formar grandes bosques. Ellos tienen una dieta muy especializada.

Las hojas de eucalipto son fibrosas pero pobres en proteínas, azúcares y otros nutrientes. Ahora bien, los eucaliptos se conforman en un género de más de 700 especies, por lo que al menos pueden escoger entre varias de ellas según el sitio y la región en la que se encuentran, además del tamaño del árbol y el contenido de agua y toxinas en las hojas.

De 700 tipos de eucalipto que existen, solo se enfocan en unas 30.

No todos los eucaliptos son aptos para el consumo, ni siquiera para los koalas. Estos solo pueden comer de unas 120 especies pero por lo regular se enfocan en unas 30, sobre todo en las que tienen mayor cantidad de proteínas y menor proporción de fibra. Además, de vez en cuando ramonean las hojas de otros árboles, como las acacias y los de los géneros Allocasuarina, Pinus, Callitris, Melaleuca y Leptospermum. Ocasionalmente complementan su dieta con los tallos blandos, las flores y hasta la corteza. Casi no beben agua, ya que la mayor parte de esta proviene de las hojas.

En la zona sur de Australia los eucaliptos más consumidos son el eucalipto vitaminilis (Eucalyptus viminalis) y el eucalipto de pantano (Eucalyoptus ovata), pero en el norte las especies preferidas son el eucalipto gris (Eucalyptus punctata) y los eucaliptos rojos de las especies Eucalyptus camaldulensis y Eucalyptus tereticornis. Estos dos últimos, junto con Eucalyptus microcorys, constituyen más del 20 por ciento de su dieta total.

dieta de los koalas.

Koala balanceándose para alcanzar las hojas de eucalipto.

Es importante mencionar que las hojas de eucalipto son tóxicas por sus taninos, aceites y otras sustancias, además de ser difíciles de digerir. Pero a diferencia de otros animales, los koalas tienen un sistema digestivo especialmente adaptado para su consumo, con unas bacterias que digieren muy bien el alimento y degradan las toxinas para que no les hagan daño.

Los koalas tienen un sistema digestivo que degrada las toxinas del eucalipto para que no les hagan daño.

Primero, los molares y premolares se encargan de triturar finamente el material vegetal hasta convertirlo en una pasta finísima. A continuación las toxinas se desactivan (algunas en el hígado) y la pasta pasa al estómago en donde la glándula cardiogástrica aumenta la producción de enzimas y ácidos para seguir la digestión. El material restante es conducido al ciego, que es más largo que el de cualquier otro mamífero; registra una longitud de hasta 2 metros, es decir, casi 4 veces la propia longitud del animal. Es ahí en donde se produce la fermentación bacteriana.

Semejantes adaptaciones son parte de su anatomía. La madre expulsa una pequeña cantidad de una forma especial de heces, que a veces se denomina papilla. Al ingerir esta masa, el pequeño introduce a su cuerpo muchas proteínas y las bacterias que su sistema digestivo necesitará en el futuro para digerir las hojas de eucalipto. Parte de los residuos tóxicos se excreta por medio de la orina y las heces.

La alimentación de los koalas proporciona escasas calorías y por ende, ellos no pueden saltar y correr con la energía de un canguro. En vez de ello se ven en la necesidad de ahorrar energía mediante 18-22 horas de sueño al día y una baja tasa metabólica. Se ha descubierto que algunos vuelven a masticar el alimento parcialmente digerido (proceso llamado regurgitación), lo que ayuda a obtener más energía de las hojas.

Por lo regular comen entre 600 y 800 gramos de hojas al día.

Búsqueda de alimentos

Todos los días pueden consumir de 0.5 a 1 kilo de comida, pero por lo regular comen entre 600 y 800 gramos de hojas. Para alcanzar esta cantidad, los koalas pasan casi todo su tiempo sobre los árboles, pero solo unas 4 horas de forma activa. Al momento de comer usan una pata para acercar alguna rama a su nariz y olerla en su intento por reconocer una especie comestible. Después puede seleccionar una hoja y entonces comenzar a triturarla con sus molares. Si lo prefiere, almacena un poco de hojas en las mejillas para comer posteriormente.