Ciclo de Vida de los Koalas

Ciclo de Vida de los Koalas

Ciclo de Vida de los Koalas

Todos los organismos tienen un ciclo de vida: una serie de cambios ocurridos durante el transcurso de su existencia. Típicamente se ha resumido en el nacimiento, el crecimiento, la reproducción y la muerte, pero evidentemente, los aspectos de cada etapa son más complejos y singulares en cada especie.

Los koalas tienen un ciclo de vida diferente al de las ratas, por ejemplo, porque son marsupiales y no mamíferos placentarios como ellas. Esto significa que, si bien desarrollan una placenta durante un brevísimo período de tiempo (lo que no es común en todos los marsupiales), su crecimiento dentro de la bolsa o marsupio es la característica que marca la diferencia con muchos otros animales, porque nace cuando su desarrollo es incompleto.

Los koalas nacen cuando su desarrollo es incompleto, estando ciegos y sin pelo.

Primeros meses

Phascolarctos cinereus se desarrolla dentro de su madre durante un período de gestación de 33-35 días. Las hembras suelen dar a luz una única cría, pero no han faltado ocasiones en las que tienen dos. Al nacer, el pequeño koala es una criatura completamente desvalida. Está ciega, no tiene pelo, sus órganos funcionales no están completamente formados y sus extremidades, poco desarrolladas, apenas tienen la fuerza suficiente para arrastrar todo el cuerpo hacia el marsupio. Esto es porque sus funciones deben terminar de desarrollarse fuera del cuerpo materno.

Una vez que la cría llega al interior del marsupio, localiza uno de los dos pezones y se dispone a beber la leche materna. Apenas pesa unos 0.5 gramos y mide cerca de 2 centímetros. Un músculo del marsupio impide que caiga al suelo. La leche no es muy rica en contenido energético y además la dieta de los adultos resulta tóxica.

Alrededor de las 22 semanas de edad, la cría abre los ojitos y comienza a ingerir una especie de papilla que proviene de los intestinos de su madre y que le provee las bacterias completamente necesarias para que al ser destetada pueda digerir las hojas de eucalipto y “desactivar” las toxinas que podrían hacerle daño.

Etapa juvenil

En total, un koala pasa alrededor de 6 meses sin salir de la bolsa, pero después se atreve a curiosear fuera. Sus primeras salidas son tímidos avistamientos de su entorno, pero al cabo de un tiempo se aferra a la espalda o al vientre de su madre. El consumo de leche se prolonga hasta el primer año de vida.

Un koala abandona definitivamente el marsupio después de los 7 meses de edad.

Las primeras veces que un pequeño se acerca a las hojas de eucalipto usa su nariz para tratar de llevárselas a la boca, pero pocas veces tiene éxito. Algunos intentos más tardes aprende a usar sus extremidades para alcanzar las ramas y las hojas del árbol.

Hacia el fin de la lactancia ya posee un pelaje frondoso y su cuerpo está completamente desarrollado y listo para solventarse a sí mismo. Un koala abandona definitivamente el marsupio después de los 7 meses de edad, aunque algunos suelen seguir visitándolo para ser amamantados. Por lo general, la hembra vuelve a quedar embarazada, y es entonces cuando el koala tiene que partir del seno materno y comenzar a vivir solo, porque la hembra tiende a volverse agresiva con él e incluso las crías del sexo masculino son alejadas de su madre por machos adultos. Sin embargo, algunos viven muy cerca de ella durante sus primeros tiempos de adultez.

Madurez y reproducción

A los 2-3 años de edad, los koalas llegan a la madurez sexual. Sus órganos reproductores alcanzan un nivel de desarrollo óptimo para comenzar a aparearse, y entonces pueden experimentar sus primeros períodos de celo. No obstante, los machos no suelen reproducirse sino hasta que tienen aproximadamente 4 años de edad, porque las hembras se fijan mucho en el tamaño de sus prospectos para escogerlos como pareja.

La glándula del pecho de los machos se desarrolla entre los 1.5 y 3 años de edad. Como son animales polígamos, se aparean con varias hembras. Se alejan de ellas y no participan en el cuidado de los descendientes. Ambos sexos llevan una vida solitaria, si bien las hembras interactúan de forma cercana con varias crías a lo largo de su vida.

Últimos años

A medida que se hacen mayores de edad, las hembras son menos fértiles y el intervalo entre partos es de 2 años. En estado salvaje viven de 10 a 20 años; el promedio es de 12 años. En cambio, los koalas en cautiverio viven menos tiempo.