Comunicación de los Koalas

Comunicación de los Koalas

Comunicación de los Koalas

¿Cómo se comunican los koalas?

En el mundo animal, la comunicación es un elemento importante de la función de relación, que es vital para la supervivencia todo ser vivo. Pese a que los koalas no son considerados animales sociales, es imposible que pasen toda su vida aislados, así que pasan una vida primordialmente solitaria pero con eventuales contactos.

El objetivo de toda comunicación animal es transmitir alguna información, con diversos fines: advertir el peligro a los demás, indicar su territorio, llamar la atención del sexo opuesto, manifestar algún comportamiento, etcétera. Puede establecerse por medio del sonido (señales acústicas), de movimientos del cuerpo (señales visuales), del tacto (señales táctiles) y del olfato (señales químicas), entre otros.

Los koalas pasan una vida primordialmente solitaria pero con eventuales contactos.

Phascolarctos cinereus tiene necesidades particulares, por lo que su comunicación responde a ellas. ¿Alguna vez has escuchado cómo “suena” un koala? Para la mayoría de las personas es fácil reconocer los sonidos que emite un perro, un elefante, un gato o un león. Pero no de los koalas. Pues bien, quizá te sorprenda saber que estos marsupiales sí son capaces de emitir varios tipos de vocalizaciones.

Vocalizaciones

El sonido es un medio muy efectivo para comunicarse, porque viaja rápido a través del aire. Los koalas tienen un privilegiado sentido del oído y cuentan con un repertorio significativo de vocalizaciones. Ahora bien, los animales pueden generar sonidos por diversos mecanismos, ya sea gracias a vibraciones de algunas partes externas del cuerpo (como las alas) o a estructuras en la garganta, como la siringe de las aves.

Se ha descubierto que los koalas machos poseen un conjunto de estructuras vocales muy diferente al de la mayoría de los mamíferos. Unas cuerdas vocales extra están dispuestas en el velo del paladar, por lo que reciben el nombre de cuerdas vocales velares. La vibración de estas les permite soltar sonidos de tono muy bajo y profundo que viajan fácilmente entre la vegetación.

Los machos suelen ser más vocales que las hembras y pueden escucharse hasta a un kilómetro de distancia.

Los machos suelen ser más vocales que las hembras, pues durante la temporada de reproducción, ellos lanzan el sonido fuerte y de tono bajo para llamarlas. Primero inhalan de forma que parecen roncar, y después emiten un rugido profundo a la vez que exhalan; esto puede escucharse hasta a 1 kilómetro de distancia y así las hembras se dan una idea de la ubicación y el tamaño del koala por la profundidad de la vocalización, pues los más grandes son preferidos. Por su parte, ellas están facultadas para soltar sonidos similares cuando están en busca de machos, cuando se desplazan o cuando desean indicar que están disponibles para el apareamiento.

Fuera de la temporada de reproducción, los koalas no acostumbran vocalizar con frecuencia y son más bien silenciosos, pero la especie tiene unas 4 llamadas de encuentro: graznidos cortos, unos gruñidos de hasta 2 segundos de duración, gritos agudos y una especie de lamentos que suenan de forma similar a los gemidos de un gato doméstico. Cuando se sienten amenazados o se comportan de forma agresiva, tanto machos como hembras lanzan chillidos o gritos agudos. Las hembras pueden vocalizar para comunicarse con su cría mediante sonidos suaves y gruñidos leves usados para manifestar desagrado.

Olores

Otra forma de comunicación entre los koalas es percibida mediante el sentido del olfato. Los machos marcan la base de los árboles con señales olfativas a partir de una glándula que se localiza en su pecho. El olor que queda en la corteza indica a los demás su presencia, tras lo cual los intrusos suelen dar media vuelta e ir hacia otro sitio. Esta actividad es más usual durante la temporada de reproducción y parece que también ofrece datos sobre la salud, la madurez sexual, la identidad y hasta la dominancia de un macho.

Machos y hembras acostumbran dejar heces y orina para marcar su territorio.

Tacto y movimientos del cuerpo

Los koalas cuentan con la habilidad para expresar información a través de algunos movimientos. Por ejemplo, pueden doblar el labio superior y las orejas mientras emiten sonidos y claro, tratar de rasguñar o golpear con sus extremidades a los enemigos. El tacto es una manera de comunicación más directa y persuasiva. Cuando dos machos se enfrentan, además de golpearse son capaces de morderse. Y como muchas crías de animales, también disfrutan jugar, saltar y perseguirse unos a otros.