Evolución de los Koalas

Evolución de los Koalas

Evolución de los Koalas

Historia evolutiva del koala

Los mamíferos se dividen típicamente en tres grandes grupos: placentarios, marsupiales y monotremas. El koala está contenido en la Infraclase Marsupialia, por lo tanto, es un marsupial como los canguros, los ualabíes, las zarigüeyas y los uómbats, entre otros. Para la mayoría de las personas son mejor conocidos por guardar a sus crías en una bolsa y por vivir sobre todo en Australia, pero la forma en que llegaron a poblarla es un tema de gran interés para los científicos. La evolución de los koalas es otro asunto maravilloso, porque aunque hoy solo existe una especie, en el pasado hubo otras y además, quizá tan grandes como  tú mismo.

El fósil más antiguo de koala que se ha encontrado data de hace unos 125 millones de años.

Los primeros ancestros de los marsupiales se han clasificado dentro del Clado Metatheria. Es posible que se hayan separado de los placentarios durante algún punto del período Jurásico, hace cerca de 190 millones de años, si bien el fósil más antiguo que se ha encontrado pertenece a la especie Sinodelphys szalayi y data de hace unos 125 millones de años. El hallazgo ocurrió en China, lugar que ha ofrecido numerosos fósiles más de ancestros de los actuales marsupiales. Recuerda que hace más de 100 millones de años Australia no estaba completamente separada y las masas de Tierra tenían una disposición diferente.

Los primeros marsupiales pudieron pertenecer a la especie Peradectes minor, a los que se ha datado una antigüedad de al menos 65 millones de años. Posteriormente, los marsupiales comenzaron a extenderse hacia Sudamérica y eventualmente a desaparecer de Asia y las regiones cercanas. En el curso de miles de años, llegaron finalmente a Australia desde América del Sur y a través de la Antártida. Esto sucedió hace aproximadamente 50 millones de años. Después, Australia se separó de la Antártida y se desplazó hacia el norte; así quedó casi completamente aislada y los marsupiales empezaron a evolucionar de forma separada a la de los pocos marsupiales que quedaron en América.

Según diversos estudios genéticos, los marsupiales más cercanos de los koalas son los uómbats. Es posible que los animales parecidos a ambos se hayan separado unos 30-40 millones de años atrás, durante el Eoceno tardío o a principios del Oligoceno. Por lo tanto, el linaje de los koalas tiene alrededor de 40 millones de años y su evolución solo tuvo lugar en Australia. Los fósiles de animales más parecidos a koalas tienen una antigüedad de 25 millones de años. Se ha sugerido que su estilo sedentario pudo desarrollarse desde una etapa temprana de su evolución, pero sin duda es su alimentación el factor que propició sus hábitos más distintivos.

El linaje de los koalas tiene alrededor de 40 millones de años y su evolución solo tuvo lugar en Australia.

Los primeros ancestros de los koalas modernos se adaptaron a una vida primordialmente arborícola, mientras que los uómbats se quedaron en el suelo. La familia Phascolarctidae, de la que son miembros, se remonta a unos 15 millones de años atrás. Durante el Oligoceno y el Mioceno ya vivían en las selvas tropicales y eran animales trepadores. A medida que el clima de Australia fue modificándose, también lo hizo su fauna y su flora. Gran parte del territorio se volvió más árido, y la vegetación tuvo que adecuarse a nuevas características del suelo. Los árboles de eucalipto prosperaron, y hace 11-5 millones de años los koalas empezaron a adaptarse definitivamente a ellos. De este modo tanto sus dientes y mandíbula como su sistema digestivo desarrollaron adaptaciones necesarias para masticar las hojas y digerirlas sin que sus toxinas les hicieran daño: molares más grandes, brecha entre el molar y los incisivos, dedos oponibles, ciego más largo, etcétera.

Un fósil de hace unos 10,000 años indica que el animal tenía un tamaño cercano al de un toro.

Los fósiles encontrados han permitido saber que millones y miles de años antes existían varias especies de koala. Un fósil datado de hace unos 10,000 años indica que el animal tenía un tamaño cercano al de un toro; al igual que los canguros prehistóricos, los koalas eran más grandes que en la actualidad. Por ejemplo, Phascolarctos stirtoni o “koala gigante” tenía un tamaño dos veces superior al de un koala moderno. Phascolarctos cinereus pudo descender de alguna forma pequeña o enana de la especie Phascolarctos stirtoni. Ahora bien, los fósiles más antiguos del koala moderno datan del Pleistoceno medio, y ahora se le considera el único sobreviviente del género Phascolarctos.