Koalas en la Cultura

Koalas en la Cultura

Koalas en la Cultura

Koalas en la mitología

El koala es un símbolo de Australia y es uno de los representantes más famosos de su fauna. Su aspecto es único y a diferencia de los canguros, que pueden confundirse con los ualabíes y ualarúes, son fáciles de identificar. El inconveniente es que suele llamársele “oso” u “oso koala” debido a su ligero parecido con tales carnívoros, pero no son osos en absoluto.

Cuando los aborígenes llegaron a Australia, el territorio estaba poblado de koalas y con el tiempo formaron parte de su cultura; representados en sus mitos, leyendas e historias de tradición oral adquirieron una importancia destacable entre los animales. Una de sus leyendas más conocidas es aquella que cuenta cómo un cazador había perdido su bumerán y decidido a encontrarlo, mató un koala y estiró el cuerpo para elaborar un puente hacia otra porción de tierra muy lejana. Entonces las personas comenzaron a cruzar el puente y llegaron a Australia por primera vez. El puente adquirió colores y se convirtió en un esplendoroso arcoíris, y uno de los primeros niños que había llegado se convirtió en un koala. Una versión indica que el puente fue elaborado con sus largos intestinos.

Es llamado “oso koala” debido a su parecido con tales carnívoros, pero no son osos en absoluto.

El pueblo tharawal, aborigen, creía que fue un animal que ayudó a  remar a los ancestros para llegar a Australia, y existe una historia que explica que el koala perdió su cola de la siguiente manera: hace mucho tiempo, ellos sí tenían una cola con la cual podían colgarse de los árboles, pero un día de aguda sequía un ave lira se dio cuenta de que a esos marsupiales no parecía nunca acabárseles el agua. Envidioso, el ave  prendió fuego al árbol de un koala, tras lo cual se liberó todo el líquido y se derramó por todas partes. Los demás animales acudieron prestos a beber, pero por desgracia la cola del koala fue totalmente consumida, mientras que el borde de las plumas del ave lira quedó chamuscado para siempre.

La historia de cómo perdió la cola es explicada de varias maneras, y hay una menos amable con el marsupial: según contaban los aborígenes, un canguro se la cortó para castigar su supuesta pereza y codicia. Sin embargo muchos pueblos de Queensland y Victoria consideraban que era un animal sabio, mientras que los hablantes de la lengua bidjara suponían que por él las tierras áridas llegaron a ser espesos bosques. Todos estos mitos muestran que el koala era un animal predominante en las culturas aborígenes, dada su abundancia, y fueron representados en varias pinturas rupestres.

Cuando los europeos llegaron a Australia, los koalas les parecieron llamativos, por decirlo así. Un joven llamado John Price fue el primero en escribir sobre ellos al verlos durante una expedición a las Montañas Azules. Al principio, Phascolarctos cinereus fue comparado con el perezoso americano y se le consideró epítome de la pereza. No fue sino hasta principios del siglo XX cuando su reputación comenzó a cambiar con su incursión en la literatura y posteriormente cine y televisión. Los colonos tenías varios nombres para el animal; en sus escritos figuran con los nombres koolewong, colo, colah, koolah, kaola, koala, karbor, boorabee y hasta goribun, que no parece tener ningún parecido con el actual “koala”.

El koala era un animal predominante en las culturas aborígenes y fueron representados en varias pinturas rupestres.

Actualmente, los koalas son el símbolo de la fauna de Queensland y de su Wildlife Preservation Society (Sociedad de Conservación de ida Silvestre) y se ha tomado su imagen en símbolos y logotipos de escuelas, compañías y equipos deportivos como el Queensland Reds (equipo de rugby). Además, es la mascota oficial del Columbia College, aunque este se encuentra en Estados Unidos.

Koalas famosos

Hoy existen muchas películas, series, libros, pinturas, etcétera, que tienen koalas como personajes. Una de sus primeras representaciones en la literatura fue en el libro infantil de 1899 Dot and the kangaroo (Dot y el canguro), de Ethel C. Pedley, aunque no como personaje principal, sino como un “oso nativo”. Posteriormente, el libro fue adaptado al cine y la televisión. Por su parte, el escritor Terry Pratchett  publicó en 1998 The last continent (El país del fin del mundo, en español), en el cual describe a un animal ficticio australiano parecido a los koalas.

En Australia y sus alrededores abundan los programas televisivos con estos carismáticos marsupiales. Por ejemplo, Blinky Bill es el personaje principal del libro del mismo nombre de la escritora Dorothy Wall, publicado en 1933 y adaptado en la serie animada The adventures of Blinky Bill (Las aventuras de Blinky Bill). Narra las aventuras de un pequeño koala y se ha convertido en un clásico infantil. Hay películas de Blinky Bill: una de 1992 y otra de 2015, animada por computadora.

La película para televisión Ozzie (u Ozzie, el koala, 2001) muestra a un koala que habla y sus peripecias al llegar hasta la bolsa de un niño llamado Justin, quien entonces lo protege para evitar que sea capturado y realicen experimentos con él. Corea lanzó en 2012 una película animada llamada The outback o Koala kid, también de aventuras pero cuyo protagonista es un koala que recibe burlas por su color blanco. Otra película donde aparece Phascolarctos cinereus es The wild (Vida salvaje o Salvaje, 2006), y otras series famosas sobre ellos son The koala brothers (Los hermanos koala), The kwicky koala show (El show de Kwicky koala), The adventures of Little koala (Las aventuras del pequeño koala), Noozles (Sandy y sus koalas) y Mofli, el último koala. ¿Te habías imaginado tantos ejemplos?